Testimonios de “El precio de ser madre”: Carla, 23 años, donante

La reproducción asistida en general y la que usa óvulos de donantes en particular tiene muchas facetas y no se puede ni se debe resumir de forma simplista. La investigación que Júlia Bacardit está llevando a cabo documenta casos de todo tipo, recogiendo testimonios y experiencias muy diversas. Iremos publicando los extractos de algunos de esos testimonios para ilustrar la complejidad moral, económica, social y legal de la cuestión. Debemos tener en cuenta, también, que la situación en España no es como la de otros países; por ejemplo, en Alemania, Noruega y Suiza la donación está prohibida por el riesgo de explotación del cuerpo de la mujer; en Italia y Francia no se permite compensar con dinero a las donantes, más allá de aquellos gastos que puedan justificar. Otros países, como el Reino Unido, Holanda, Bélgica o Nueva Zelanda, no permiten que la donación sea anónima y los nacidos de óvulos de donantes tienen derecho, al alcanzar la mayoría de edad y si quieren, a conocer su origen biológico. En España no hay ninguna de estas restricciones.

Hoy conoceremos el caso de…

Carla, 23 años, donante

Carla ha donado óvulos tres veces:

Tengo 23 años. Soy esteticista, aunque con la crisis de la pandemia de COVID he perdido el trabajo. He donado tres veces, en teoría es el máximo número de veces. La primera fue en 2017. Luego estuve un año sin donar y las otras dos veces fue con seis meses de diferencia. La primera vez también trabajaba de esteticista, la segunda estaba trabajando en un Burger King y la tercera en un área de descanso de una autopista. Doné para ayudar. Pienso que si yo lo necesitara me gustaría que alguien hiciera eso por mí.

Dicen que ser madre te da vida y, si lo deseas y no puedes, creo que tiene que ser muy jodido. Cuando donas te dan una tarjeta con unas palabras escritas por las personas que reciben tus óvulos; la verdad es que te emociona leer estas notas porque te das cuenta de que para ellos este ha sido el único modo de tener hijos. Siento que he hecho bien a alguien.

Este testimonio forma parte de El precio de ser madre, libro fruto de la investigación que Julia Bacardit está llevando a cabo sobre la donación de óvulos y la reproducción asistida. Si quieres apoyar la investigación de Julia, participa en nuestro Verkami.

Testimonios de “El precio de ser madre”: Gema, 28 años

La reproducción asistida en general y la que usa óvulos de donantes en particular tiene muchas facetas y no se puede ni se debe resumir de forma simplista. La investigación que Júlia Bacardit está llevando a cabo documenta casos de todo tipo, recogiendo testimonios y experiencias muy diversas. Iremos publicando los extractos de algunos de esos testimonios para ilustrar la complejidad moral, económica, social y legal de la cuestión. Debemos tener en cuenta, también, que la situación en España no es como la de otros países; por ejemplo, en Alemania, Noruega y Suiza la donación está prohibida por el riesgo de explotación del cuerpo de la mujer; en Italia y Francia no se permite compensar con dinero a las donantes, más allá de aquellos gastos que puedan justificar. Otros países, como el Reino Unido, Holanda, Bélgica o Nueva Zelanda, no permiten que la donación sea anónima y los nacidos de óvulos de donantes tienen derecho, al alcanzar la mayoría de edad y si quieren, a conocer su origen biológico. En España no hay ninguna de estas restricciones.

Hoy conoceremos el caso de…

Gema, 28 años, donante

Gema fue donante de óvulos a los 19 años y hoy, a los 28, es madre de una criatura de pocos meses.

Doné a los 19 años. Antes había intentado donar sangre con mi prima, y la primera vez me mareé y lo pasé mal unos cuantos días. Pese a todo yo quería ayudar a los demás […]. No me importa que se sepa que soy donante. Algunas facciones y características que la criatura nacida de mis óvulos debe tener son mías; pero, si a ese niño no lo he criado yo, no es mi hijo. Si no hubiera podido ser madre [de forma natural] puede que me hubiera quedado con las ganas. Esta cuestión es un poco más íntima, pero creo que si tu cuerpo no está preparado para reproducirte quizás no debas tener hijos. Las personas que recurren a la reproducción asistida disponen de dinero; yo también doné un poco por dinero.

Este testimonio forma parte de El precio de ser madre, libro fruto de la investigación que Julia Bacardit está llevando a cabo sobre la donación de óvulos y la reproducción asistida. Si quieres apoyar la investigación de Julia, participa en nuestro Verkami.