Testimonios de “El precio de ser madre”: Zaida, donante de óvulos

La reproducción asistida en general y la que usa óvulos de donantes en particular tiene muchas facetas y no se puede ni se debe resumir de forma simplista. La investigación que Júlia Bacardit está llevando a cabo documenta casos de todo tipo, recogiendo testimonios y experiencias muy diversas. Iremos publicando los extractos de algunos de esos testimonios para ilustrar la complejidad moral, económica, social y legal de la cuestión. Debemos tener en cuenta, también, que la situación en España no es como la de otros países; por ejemplo, en Alemania, Noruega y Suiza la donación está prohibida por el riesgo de explotación del cuerpo de la mujer; en Italia y Francia no se permite compensar con dinero a las donantes, más allá de aquellos gastos que puedan justificar. Otros países, como el Reino Unido, Holanda, Bélgica o Nueva Zelanda, no permiten que la donación sea anónima y los nacidos de óvulos de donantes tienen derecho, al alcanzar la mayoría de edad y si quieren, a conocer su origen biológico. En España no hay ninguna de estas restricciones.

Hoy conoceremos el caso de…

Zaida, 28 años, donante de óvulos

La primera vez tenía 18 años. Cuando salí de la extracción no me dejaban coger la moto, no quieren que conduzcas después de la operación y la anestesia. Salí de la clínica y me vino a buscar una amiga. Cuando pasó el efecto de la anestesia empecé a notar malestar, como de regla, pero no fue gran cosa. El segundo tratamiento fue duro, y creo que es porque yo era mayor: el dolor fue más intenso y la recuperación fue más larga. Esta segunda vez, en el último momento, les dije que no quería. Me dijeron que me pagaban un taxi pero yo no me podía ni mover; me amenazaron con buenas palabras, me decían: por contrato tienes esto y nosotros tal día necesitamos hacerte la extracción. Me dijeron que, pasados ​​dos meses, si perdían los óvulos no me podían pagar nada. Me amenazaron con educación, porque todas son chicas muy simpáticas que trabajan de comerciales. Primero te informan, te dicen que no tienes ningún riesgo pero te piden que firmes documentos asumiendo los riesgos del proceso; te lo pintan como si el riesgo real fuera de menos del 1%. Una conocida murió a raíz de la donación de óvulos: tuvo una hemorragia interna. Uno de cada mil casos, dicen. Era de Barcelona.

Este testimonio forma parte de El precio de ser madre, libro fruto de la investigación que Julia Bacardit está llevando a cabo sobre la donación de óvulos y la reproducción asistida. Si quieres apoyar la investigación de Julia, participa en nuestro Verkami.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s